sábado, 4 de agosto de 2007

Un año después...los incendios


Este es el aspecto que presentaba en su inmensa mayoría el rural gallego hace un año y que en algunos lugares sigue a día de hoy con un aspecto no más mejorado. El verano pasado nos enfrentamos a uno de los más calurosos de la historia y de los más peligrosos para la provocación de incendios forestales, tanto los que pudieran producirse de forma natural como de forma intencionada, todo esto sin medios materiales para su extinción.
A día de hoy, hace un año, nuestra tierra "meiga e materna" ardía de costa a costa, de lado a lado y de norte a sur, pero todos sabemos que los incendios y la situación estaban "controlados"... y a 50 m. de nuestras casas estaba llegando el fuego sin más combate que el presentado por los vecinos de las aldeas, pueblos y concellos "con palleirais e ramais, sen ningún outro medio", esto es un hecho, por lo menos para alguien que les escribe, que estuvo combatiendo el fuego alrededor de nuestras casas mientras el honorable presidente de la Xunta difamaba la mentira de que estaban "controlados", y esto no son hilillos de plastilina ni nada por el estilo, porque las bombas de fuego se deducían a muchísimos km en lo alto de los montes. Muchos ciudadanos y jóvenes nos preguntamos aún a día de hoy por qué el ejército no salió a patrullar el montes el verano pasado cuando así lo hizo durante los últimos años o por qué las brigadas anti-incendios fueron deshechas por la única razón de que "ás nosas árbores para poder apagalas hai que falarlles en galego...". Sí, uno de los motivos por los que a mucha gente no se les renovó el carnet de brigadista fue por no tener acreditado que conocían el gallego a la perfección, y de esto os podrá hablar César Abal en el posterior comentario que nos dejará en este artículo, persona que dejó en evidencia a Iria Aboi, secretaria de Galiza Nova, en un debate radiofónico al relatar su experiencia personal con papeles delante con respecto a este tema, que es como suele hacer las cosas este caballero.
Fue un hecho que la reacción del gobierno autonómico llegó tarde, descoordinada y sin disponer los medios materiales y técnicos adecuados para el combate que tuvimos que prestar los gallegos contra el enemigo, el fuego, y del que me enorgullezco al haber ayudado con un poco de mi fuerza a proteger mi tierra y mis raíces. Me gustaría saber también por qué con el Prestige a los 4 días de su hundimiento ya se había aprobado un plan de ayudas a todos los afectados y a todas las zonas afectadas, y para los incendios, que supusieron la mayor catátrofe medio-ambiental de nuestra historia, aún no se han repartido las ayudas prometidas, o también preguntar en dónde estuvieron, con todos mis respetos, "los actores y cantantes" de Nunca Máis, grito con el que me identifico, pero no con su modo de actuación, que demostró ser partidista y electoralista, sin importarle nada más que echar del gobierno a Fraga; y sí me identifico con "SOS CONTRA O LUME", EN CUYA MANIFESTACIÓN ORGANIZADA POR ELLOS EN SANTIAGO ESTUVE. La impotencia que pude ver en los rostros de mis vecinos de Campo Lameiro, Cotobade, Cerdedo, rural de Pontevedra, etc...era un sentimiento generalizado, fueses del partido político que fueses, mientras podíamos oir a nuestros políticos decir "todo está bajo control", y eso ni comparación tiene a los hilillos...
Mientras todos trabajamos en la extinción de incendios el Presidente del Gobierno callaba, la ministra callaba o nos echaba la culpa a los propios gallegos de los incendios, y la Xunta mentía... esto que digo es decir la verdad y sé que a alguna gente se le enerbará el pulso al denunciar esto, pero fue así, y ojalá que por el bien de nuestra tierra no hubiese sido de esta manera.
Un año después, los gallegos seguimos pidiendo a través de nuestras denuncias las respectivas ayudas que en su día, de forma propagandística, se prometieron y que sí fueron dadas a Canarias en sus recientes oleadas de incendios, medida de la que me alegro, por supuesto, para ellos, pero que para los gallegos también sería justo recibir, y aún más teniendo el Prestige tan reciente.
Mi deseo es que tal negligencia política ante la falta de medios, falta a la verdad y de desidia no se vuelva a repetir con este gobierno ni con ningún otro, por el bien de nuestras familias, de nuestros montes, que son de las cosas más ricas que tenemos, e polo ben da nosa historia e da nosa terra, GALICIA.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y el Prestige?. se actuo bien verdad?. Por que no reconoces que todos los politicos son unos cabrones, que solo quieren robarnos.

Io dijo...

Entre el 4 y el 15 de agosto de 2007, cientos de incendios quemaron casi 100.000 hectáreas y mataron a cuatro personas. Las llamas cercaron no sólo aldeas parroquias, sino, también, Santiago y Orense. Los políticos de la Xunta, presidida por el socialista Emilio Pérez Touriño con el apoyo del separatista Anxo Quintana, nombrado vicepresidente, dieron varias explicaciones sobre el origen de los fuegos: corrupción urbanística, economía del fuego, narcotraficantes que querían distraer a la Guardia Civil y venganza de los caciques del PP, enfadados por haber perdido la Administración autonómica después de 16 años de control. Ésta última teoría fue difundida en los medios de comunicación por los intelectuales de choque, en especial los columnistas de ‘El País’ Manuel Rivas y Suso de Toro.

Ahora, un informe elaborado por la Guardia Civil a petición de la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Galicia y presentado el 22 de junio, confirma que ninguna de semejantes teorías de la conspiración eran verídicas. Tal como expuso el fiscal jefe, carlos Varela, los artefactos incendiarios son de fabricación rudimentaria –no se ha encontrado ninguno que haya sido arrojado desde helicópteros o aviones-, no hay vehículos ni personas repetidas en sucesos distintos, las causas son de variada índole y las características del sospechoso son las tradicionales de otros años. Sólo varía la incompetencia y el sectarismo de los altos cargos de la Xunta: para formar parte de las brigadas se exigía un examen de gallego normalizado.

Según los policías, el porcentaje de incendios provocados en agosto (77%) es nueve puntos porcentuales inferior a la media de la última década (86,13%) y las llamas se desataron más o menos donde todos los años con la única excepción de la provincia de Orense.

Varela explicó que el incendiario tipo del verano pasado –hubo tres detenciones- es un individuo de mediana edad, bajo nivel cultural, no integrado socialmente, reincidente y sin una supuesta intencionalidad de causar daños ajenos a los propiamente forestales. Igual que otros años.

Anónimo dijo...

El Prestige no tiene comparación a los incendios del año pasado, primero por intensidad, luego por repercusión y por último porque no ha causado ni la mitad de daño, y a día de hoy todos los afectados siguen sin cobrar un centimo, como bien dices en el articulo, y me gustaría saber por qué canarias tiene otro trato...saludos

Anónimo dijo...

Sobre las novedades de los incendios del ao pasado:

1)Simultaneidad de esos incendios. Problema: recursos limitados, repercusión mayor.
2)Se demostró que fueron provocados.

Ahora bien todo lo que dice el comentario de 'io' es cierto. Las acusaciones y conspiparanoias hay que probrarlas.

Es cierto que es muy difícil pillar a un pirómano y que un solo hombre puede ocasionar varios focos pero estas hipótesis debe plantearlas la policía no los políticos y parece que en este caso la política de la xunta sobre incendios ha sido deficiente.

Por cierto, no vi dimisiones por ningún lado.

Un abrazo.