lunes, 30 de junio de 2008

Día GRANDE




Ya está, no hace falta que se restrieguen los ojos, es verdad, somos CAMPEONES DE EUROPA. Sí, con letras mayúsculas, porque así hemos conquistado esta Eurocopa. Por fin se ha hecho justicia y el mejor fútbol se ha visto premiado con un título. La Roja hizo una apuesta clara por el juego y ese riesgo se ha traducido en el momento más grande que recordamos desde hace 44 años. La alegría que vive todo el país, personalizada en Casillas levantando al aire de Viena el trofeo de campeones del Viejo Continente, es el mejor premio para estos héroes del fútbol total.

Ayer fue uno de los días más felices de mi vida, primero, como amante del buen fútbol de la selección; segundo, por el orgullo de ser español; y, tercero, porque es la primera Eurocopa para España que he vivido.

A pesar de los frenéticos primeros 20 minutos en los que Alemania supo estar por encima de España, en cuanto los españoles comenzaron a tocar el balón como bien saben comenzó la reconquista del partido.



Espectacular fue el ambiente vivido en la Plaza Roja de Santiago, que el nombre le viene al dedillo, Roja, como el color de la selección.

Mientras algunos, que aunque
no quieran serlo, son españoles por hecho, apoyaron a Turquía y Rusia, los buenos aficionados tenían la corazonada de que este año era la nuestra.

Lo mejor de esta selección: la unidad del equipo. Como se nota que cuando se pone en práctica el ejercicio del valor de la unidad todo puede funcionar y salir mucho mejor.

Sena, Casillas, Xavi, Villa, Silva, Iniesta...
Hasta los suplentes has sido mejores que cualquier selección.

A por el Mundial.
Viva la selección, Viva España.

7 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Rojigualda, perdón. xDDDDDDDDDDDD.

Campeones!

Pásate para ver el final de la primera temporada de mi blog.

Un saludo Jorge.

Sísar dijo...

Jorge te dejo un extracto simplemente brilante de Aznar en la inauguración de la FAES. Los errores antes hechos que no estaban en el programa del PP han provocado que la ciudadanía se olvide de quien fue realmente y cómo cambio una España corrupta, con las cuentas públicas quebradas y con un 20% de paro.


"Defendemos la libertad individual, y la responsabilidad individual, como garantía y motor de todo aquello que merece la pena. La libertad de las personas es garantía y motor de la democracia, de la prosperidad y del progreso real.

La libertad individual, con responsabilidad individual, es lo que nos hace ciudadanos. En España estamos este año celebrando el bicentenario de la lucha del pueblo español por superar el Antiguo Régimen y constituirse en una nación de ciudadanos, que quisieron ser ciudadanos libres e iguales con la Constitución de 1812. (...)

Vamos a reivindicar la ciudadanía, lo que es y lo que significa ser ciudadanos libres e iguales en una democracia liberal. Lo que es y, evidentemente, lo que no es.

Permítanme exponer algunas ideas elementales, pero imprescindibles en estos tiempos que corren.

La primera es que los colectivos no son ciudadanos; ser ciudadano exige el respeto al imperio de la ley, que debe ser igual para todos. Y quienes ponen por delante a los colectivos y promueven la desigualdad -por ejemplo, por el lugar de nacimiento o residencia- están atacando a la ciudadanía, están atacando a la democracia liberal. Esto, como es obvio, no es relativo. Es simplemente verdad.


La segunda es que el relativismo y, dentro de él, la creciente afición por distorsionar las palabras para así deformar su significado, el juego arrogante de pretender que la realidad no existe sino que uno la decide, la anuncia, la crea y, lo que es peor aún, parece que se la cree. La corrección política es, así, y aunque cueste asimilarlo, una amenaza para nuestra libertad.

Esta es la razón de que dediquemos nuestro primer curso del Campus a la tiranía de lo políticamente correcto. Mi buen amigo Jean Pierre Raffarin, que ha tenido la amabilidad de inaugurar este Campus, quizá no sepa que aquí tenemos un gobierno que ha hecho de la corrección política la razón de ser.

Y así resulta que el gobierno no sabe si estamos o no en una crisis económica, porque –en palabras de su Presidente- es algo opinable.

Como es opinable que alguno de los reductos de la violación sistemática y totalitaria de los derechos humanos sea una dictadura. Como también es opinable que los terroristas sean siempre terroristas. Depende. De la misma manera un atentado puede ser un crimen execrable o un accidente de recorrido. También depende.

Sin embargo, en un rasgo de sinceridad que debemos agradecer, el presidente de nuestro Gobierno nos ofreció la clave cuando afirmó que “la política no está al servicio de las palabras sino las palabras al servicio de la política”.

¡Que más da afirmar hoy que “primero la paz y después la política” y justificar mañana la negociación política con los terroristas que no habían dejado de serlo!

Gracias a que la palabra para algunos no significa nada sino que es un simple instrumento de la política minúscula y sectaria, hemos podido escuchar a un jefe de gobierno decir con toda solemnidad que “la cintura es la esencia de la democracia”.

Permítanme que les confiese que ante semejante despliegue de ingenio, determinadas críticas que podemos recibir las tomemos como verdaderos elogios.

Seguramente la vida sería más fácil de otra manera, pero resulta que creemos en las ideas y en la palabra.

La palabra sí que es esencial en una democracia.

Entre otras razones porque las palabras nos comprometen. Su significado nos ata y así, sólo así es posible reconocer nuestros aciertos y dejar al descubierto nuestros errores.

Así y sólo así se puede separar la transparencia de la ocultación.

Así y sólo así, respetando lo que las palabras significan, es posible un diálogo constructivo.

Pues bien, hay un gobierno que, cada día, y como en el cuento de Lewis Carroll, pretende que las palabras signifiquen lo que se desea que signifiquen, aunque entren en conflicto manifiesto con la verdad.

Si fuera un juego, quizás tendría su gracia, pero cuando la diversión de estos jugadores es la libertad, el presente y el futuro de nuestra Nación o la situación económica de las familias, la cosa sólo divierte a los incondicionales, sobre todo a aquellos que no pagan la factura."

http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/aznar/crisis_economica/kw/noticia_1276333825.html

Sísar dijo...

"Queridos amigos,

Comprobar la afición de los miembros del gobierno de España por despreciar lo que significan las palabras podía tener su gracia cuando esta afición no acarreaba más consecuencias que simpáticos titulares de prensa.

Había perdido toda su gracia cuando esos mismos titulares de prensa recogían, hace ahora menos de diez meses, que el propio presidente de ese gobierno, utilizando todo su poder demiúrgico, “garantizaba” literalmente que la crisis financiera no llegaría a España.

No hay más que verlo. Cada día, con cada nuevo indicador económico que se hace público, comprobamos su enorme capacidad para “garantizar” que la realidad “debe” amoldarse a sus designios políticos. Caprichosa realidad ésta, deberá pensar, que no me obedece como yo pensaba.

Y es que cuando un gobierno niega la realidad no puede anticipar los problemas para los que ha decidido estar ciego. No puede tomar medidas a tiempo porque en la realidad virtual esos problemas no existen. Y las medidas que toma, como son para problemas muchas veces inexistentes, resultan ineficaces o, peor aún, demuestran ser ocurrencias inútiles o contraproducentes.

Queridos amigos,

Nosotros no pretendemos garantizar nada. No tenemos tanta capacidad. Sí queremos, más aún, estamos decididos a llamar a las cosas por su nombre, a señalar a los vendedores de humo, a hablar con claridad, a estudiar seriamente los problemas del mundo real, y a buscar soluciones.

Por ejemplo, habrá que buscar soluciones a la crisis energética. Y habrá que ver, también por ejemplo, si tiene sentido que España haya cerrado la puerta a la energía nuclear para comprarle luego a nuestros vecinos electricidad producida en centrales nucleares. De estas cosas también reflexionaremos en el Campus de este año.

Lo haremos, como siempre, con seriedad. Somos así de antiguos. (...)

Culminarán, como todos los años, con la clausura a cargo de Mariano Rajoy. El Presidente nacional del Partido Popular -más ahora ante las responsabilidades que ha asumido- siempre ha encontrado y encontrará en esta casa aprecio, respeto y, ciertamente, sinceridad intelectual.

Hay quienes no conciben que estos tres términos puedan ir juntos. Para nosotros, sin embargo, probablemente constituyen la mejor contribución que podemos hacer para consolidar y enriquecer el proyecto político común.

Confiamos en que las reflexiones que vamos a escuchar y debatir las próximas dos semanas puedan ser útiles a todos los que, como nosotros, creen y defienden la libertad y quieren trabajar al servicio de España."

Anónimo dijo...

IBARRECHE, CABRÓN, SALUDA AL CAMPEON
IBARRECHE, CABRÓN, SALUDA AL CAMPEON
IBARRECHE, CABRÓN, SALUDA AL CAMPEON

breogain dijo...

pois vai a ser verdade que non se pode falar de fútbol sen falar de política....

non haberia outro sitio onde mete-lo discurso de Aznar na inaguración do cursillo de verán das FAES ???

en fin, parabéns á selección española, xusta victoria para un equipo que fixo un fútbol fantástico.

Anónimo dijo...

"Mientras algunos, que aunque no quieran serlo, son españoles por hecho, apoyaron a Turquía y Rusia,.."

e non o seremos ainda que gañedes un mundial, a adhesión a unha nación é un dereito e unha liberdade de elección, rapaciño

os imbeciles e escuros non nos estenden non.

cada dia pareces máis o rapaciño da peli de woody allen "Todos dicen ilove you",

nembargantes parabéns ós españois..

Anónimo dijo...

Como es opinable que alguno de los reductos de la violación sistemática y totalitaria de los derechos humanos sea una dictadura"

esta para os curmáns de raxoi, aqui cando fala Aznar, ese asasino desde os despachos, está falando de Guantánamo, do seu amigo Gadafi, atrévse con China..

que vaia o carallo, o que tiñan é que condenalos a todos os das Azores..

simplemente brillante di..