jueves, 17 de enero de 2008

El centro-reformista es el futuro*



Un hombre sin principios no es un hombre. Un hombre mira a los ojos y dice lo que piensa respetando la libertad de la persona que tiene enfrente, sin tener que recurrir al desprestigio, a la calumnia o a la mentira.

Valores como la libertad, la moderación, la lealtad, el trabajo, la unidad, la solidaridad, la defensa social o el progreso permiten que el centro sea una convicción democrática que garantice el imperio de la ley o el Estado social y democrático de derecho, en donde nadie vive sometido a la arbitrariedad.

El centro defiende esos principios, yo los defiendo.
Quien dice ser de centro y no los cumple no es más que un traficante de ideas.

Las actitudes de centro tienen, aún, mucho más fondo. Ser de centro es defender la libertad del individuo antes que nada. Es una actitud que elegí hace mucho tiempo de respeto por quien no piensa como yo y de moderación en las formas con unas ideas y unas convicciones firmes.

Aristóteles decía que la virtud es el término medio entre dos extremos. El centro es hoy esa virtud.

El liberalismo, esa ideología surgida a raíz de las filosofías ilustradas de Locke, Kant o Rosseau en el S.XVIII, es la plasmación de estos principios humanos y, también, políticos como la monarquía constitucional, la separación de poderes, la soberanía nacional, la aconfesionalidad del Estado, etc... que se reflejan en nuestra constitución.

La historia de España, carente de un importante espíritu ilustrado y liberal en casi toda su historia, permitió hace mucho tiempo, por primera vez, que un hombre supiese aglutinar en el centro y su espíritu la dirección política de España.
Ese hombre era Dn. Adolfo Suarez González.



"Está el hoy abierto al mañana,

mañana al infinito...

¡Hombres de España!

ni el pasado ha muerto

ni está el mañana y el ayer escrito"

5 comentarios:

Sísar dijo...

Jooder. Este texto es sublime. Vuela alto y no pares por mucho que algún mentecato te intente cortar las alas. Grande, muy grande estas sabias palabras que me ilustran y que sirven de faro a los que a veces dudan en la oscuridad de la ideología política.

Ábrete camino y sólo los que te lo intentan cerrar son los extremistas, de un lado y otro.

Anónimo dijo...

jabon jabon
a Aristoteles tambien le molaban jovencitos

Tomeza dijo...

É unha mágoa co ben que expoñes os teus principios que perteñezas á ultradereita do PP...

Luis dijo...

O que é unha mágoa é que eses principios se queden só nunhas cantas liñas e non na túa forma de actuar...

Jorge Cubela dijo...

Gracias Sísar...
mi ejemplo está en ti.
Lo tendré siempre claro.
Eres ejemplo de resposabilidad y lealtad para muchos.
A luis, que diga con claridad lo que quiere decir, y con nombre y apellidos si es tan conocedor de mis actuaciones,gracias.

Saludos